Una fiesta gourmet donde se exalta la importancia del azafrán y se reivindica la cultura tradicional de Castilla-La Mancha.

En la cocina española, el azafrán aromatiza la paella, la fabada o el pote gallego, aunque su utilidad es conocida en muchos otros guisos. Este preciado “oro rojo” por su estratégico emplazamiento, calidad de la tierra y benigno clima, encuentra en Consuegra una de las zonas más propicias para su cultivo.

La fiesta del azafrán se celebra siempre a finales de octubre (el último fin de semana de dicho mes), cada año y desde el año 1963 en Consuegra, Toledo, Castilla La Mancha. Este municipio de poco más de 10.000 consaburenses pretende como objetivo dar a conocer la esencia cultural a través de la gastronomía, la artesanía, la historia y las tradiciones populares todas relacionadas con el azafrán. Esta importante fiesta del azafrán dura tres días. La programación de este evento es diversa, y comienza con la proclamación de la Dulcinea y las Damas de Honor, se realizan actos destacados e interesantes como “la molienda de la paz y del Amor” (un molino de viento del siglo XVI tritura trigo para convertirlo en harina) y el certamen gastronómico de cocina tradicional manchega, concursos de monda de la Rosa del Azafrán (se trata de separar el azafrán de la flor en el menor tiempo posible) y un Festival Folclórico que aúna grupos llegados de toda la región.

Los azafraneros son destacados en esta fiesta: mostrando su trabajo en exposiciones, actividades culturales y competiciones deportivas que completan el programa.